ACV-Angioteam

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Conociendo el Accidente CerebroVascular

Anteriormente, el Accidente CerebroVascular o ACV se denominaba “apoplejía”, un término que deriva del griego “plesso” y que significa “golpear”. Los síntomas pueden aparecer de forma gradual o repentina, pero sus causas subyacentes están presentes desde hace muchos años.

 

Esta enfermedad generalmente es catastrófica y produce un deterioro neurológico súbito, debido a la alteración que ocasiona en la circulación del cerebro. Esto la convierte en la primera causa de muerte en nuestro país y la segunda de discapacidad. 

El cerebro es una gran masa de tejido blando compuesto de miles de millones de células nerviosas, el principal centro de control del organismo que nos permite ver, oír, saborear, oler, hablar, caminar y controlar los pensamientos, las emociones, la memoria, el juicio y la conciencia.

Las células nerviosas del cerebro necesitan un suministro constante de oxígeno y azúcar, los cuales son transportados por la sangre. Cuando ésta no puede llegar a determinadas zonas, se interrumpe el suministro de oxígeno, dando lugar a la isquemia y sin oxígeno, las células cerebrales mueren y, cuanto más tiempo pasa, más grave será el daño. 

El flujo de sangre al cerebro puede interrumpirse de dos formas:

  • Cuando un coágulo de sangre obstruye una arteria del cerebro o del cuello, dando lugar al Accidente CerebroVascular isquémico.
  • Cuando se rompe una arteria debilitada del cerebro, ocasionando un Accidente CerebroVascular hemorrágico.

Sus efectos pueden ser leves o graves, transitorios o permanentes. Algunos pacientes se restablecen completamente en cuestión de días, mientras que otros, pueden quedar con diversas secuelas, dependiendo de varios factores:

  • La región del cerebro que haya sido afectada.
  • La extensión del daño en las células cerebrales.
  • La rapidez con la que el organismo restablece el flujo sanguíneo a las partes lesionadas del cerebro.
  • La rapidez con la que las zonas intactas del cerebro logran compensar, suplir o asumir las funciones que antes eran realizadas por la zona lesionada.

La mayoría de los Accidentes CerebroVasculares se producen en personas mayores de 65 años de edad. Aunque muchos de ellos se producen sin advertencia previa, existen ciertos síntomas físicos que pueden advertirnos que estamos sufriendo un accidente cerebrovascular y hay que aprender a reconocerlos para actuar a tiempo:

  • Parálisis de medio cuerpo: debilidad en brazo y/o pierna.
  • Parálisis de media cara.
  • Alteraciones en el lenguaje.
  • Pérdida repentina de la visión en uno, ambos ojos o visión borrosa.
  • Confusión o dificultad para entender.
  • Pérdida del equilibrio o la coordinación.
  • Dolor de cabeza intenso.

Suscríbete a nuestro boletín

Te podría interesar

¿Qué se puede hacer en caso de tener un ACV?

¿Qué se puede hacer en caso de tener un ACV?

En caso de sufrir un Accidente CerebroVascular (ACV), el tiempo es una variable crucial, ya que si se actúa rápidamente ante la aparición de los síntomas, la probabilidad de recuperación es mayor y la posibilidad de quedar con secuelas, se disminuye.

Leer Más →
Cerebro-Angioteam

El cerebro

Los hemisferios del cerebro son dos mitades prácticamente idénticas entre sí que se distinguen por los procesos que se llevan a cabo en ellos.
Dentro de cada uno podemos encontrar una cantidad casi infinita de estructuras orgánicas encargadas de realizar diferentes tareas y funciones que influyen en nuestro comportamiento.

Leer Más →

Contáctanos

Nuestro compromiso es con tu salud cerebrovascular y nuestro propósito es cuidarte. Conéctate con nosotros, estamos atentos para responder tus inquietudes.

Abrir chat